La Reaparición de Cristo

Estándar

22529070_1493518120949669_8683067378226477216_o

<a href=”http://mx.ivoox.com/es/reaparicion-de-cristo-maestro-tibetano-djwhal-khul-audios-mp3_rf_2561804_1.html&#8221; title=”LA REAPARICIÓN DE CRISTO, maestro Tibetano Djwhal Khul”>Ir a descargar</a>

La Reaparición de Cristo

Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul

(Alice A. Bailey)

Nota Clave:

“Siempre que haya un debilitamiento de la Ley y un crecimiento de la ilegalidad en todas partes, entonces Yo me manifiesto.”

“Para la salvación de los justos y la destrucción de aquellos que hacen el mal, para el firme establecimiento de la Ley, Yo vuelvo a nacer edad tras edad.”

Bhagavad Gita Libro IV, Aforismos 7 y 8.

22549820_359685164481242_4728755407219895716_n

CAPÍTULO 1

LA DOCTRINA DE AQUEL QUE VIENE
Enseñanza Occidental

LA DOCTRINA DE LOS AVATARES
Enseñanza Oriental

En todas las épocas, en muchos ciclos mundiales, en muchos países (y hoy en todos), han habido grandes momentos de tensión que se caracterizaron por un sentimiento de esperanzada expectativa. Se espera a Alguien y Su venida es presentida. En el pasado, los instructores religiosos fueron siempre los que han fomentado y proclamado esta expectativa en su época, y lo han hecho en los momentos de caos y dificultades al acercarse el fin de una civilización o cultura, y cuando los recursos de las antiguas religiones parecían ser inadecuados para solucionar las dificultades o resolver los problemas de los hombres.

La venida del Avatar, el advenimiento de Aquel que viene y, en términos actuales, la reaparición de Cristo, constituyen las notas clave de la preponderante expectativa. Cuando los tiempos están maduros, la invocación de las masas es suficientemente clamorosa y muy vehemente la fe de quienes saben, entonces Él ha venido, y esta antigua regla o ley universal no será hoy exceptuada. La reaparición de Cristo, el Avatar, ha sido, durante décadas, anticipada por los creyentes de ambos hemisferios no sólo por los cristianos, sino también por quienes esperan a Maitreya, al Boddhisattva y al Iman Mahdi.

Cuando los hombres sienten que han agotado todos sus recursos, que han llegado al término de todas sus posibilidades innatas y que no pueden resolver ni manejar los problemas y condiciones que enfrentan, suelen buscar a un Intermediario divino y al Mediador que abogue por su causa ante Dios y logre su salvación. Buscan un Salvador. Esta doctrina de Mediadores, Mesías, Cristos y Avatares, abunda en todas partes y puede ser trazada como un hilo dorado que atraviesa todos los credos y Escrituras del mundo, relacionándolos con una fuente central de emanación. Incluso el alma humana es considerada el intermediario entre el hombre y Dios; incontables millones de seres humanos creen que Cristo actúa como el divino Mediador entre la humanidad y la divinidad.

Todo el sistema de revelación espiritual está basado –siempre lo ha estado- en la doctrina de la interdependencia y la vinculación planificada, ordenada y consciente, y en la transmisión de energía desde un aspecto de la manifestación divina a otro des de Dios que se halla en el “Lugar secreto del Altísimo”, hasta el más humilde ser humano que vive, lucha y padece en la tierra. En todas partes existe esta transmisión de energía; Cristo lo ha dicho: “Yo he venido para que ellos puedan tener vida”, y las Escrituras de todo el mundo hablan repetidamente sobre la intervención de algún Ser, originario de una fuente más elevada que la estrictamente humana. Siempre ha aparecido el mecanismo apropiado a través del cual la divinidad puede llegar a comunicarse con la humanidad, y la doctrina de los Avatares, o “Seres divinos que vienen” tiene que ver con esta comunicación y estos Instrumentos de energía divina.

Avatar es aquel que posee la capacidad (además de una tarea autoiniciada y un destino predesignado) de trasmitir energía y poder divinos. Esto constituye lógicamente un profundo misterio que Cristo demostró en forma singular y en relación con la energía cósmica. Por primera vez en la historia planetaria, hasta donde podemos saberlo, trasmitió la divina energía del amor directamente a nuestro planeta y en forma muy definida a la humanidad. A estos Avatares o Mensajeros divinos, también se los vincula con el concepto formulado por alguna Orden subjetiva espiritual, o Jerarquía de Vidas espirituales, que se ocupa de desarrollar el bienestar humano. Todo lo que realmente sabemos es que en el transcurso de las épocas, grandes y divinos Representantes de Dios personifican el propósito divino y afectan de tal manera el entero mundo, que Sus nombres e influencias se conocen y se sienten miles de años después que han dejado de caminar entre los hombres. Repetidas veces han venido y han cambiado al mundo legando una nueva religión mundial; sabemos también que por la promesa de la profecía y la fe, el género humano ha esperado su retorno en momentos de necesidad. Estas afirmaciones se refieren a hechos históricamente comprobados. Más allá de esto se conocen muy pocos detalles.

La palabra sánscrita “Avatar”, significa literalmente “descendiendo desde muy lejos”. Ava (como prefijo de verbos y sustantivos verbales) expresa la idea de “lejos, lejano, distancia”, Avataram (comparativo) más lejano. La raíz AV parece trasmitir la idea de protección desde lo alto, empleándose hoy en palabras compuestas que se refieren a la protección que proviene de reyes o regentes; en lo que respecta a los dioses significa aceptación favorable cuando se ofrece un sacrificio. Puede decirse que la raíz de la palabra significa: “Descendiendo con la aprobación de la fuente superior de la cual proviene, a fin de beneficiar el lugar para el que fue destinado.” (Diccionario Sánscrito de Monier Williams)).

Sin embargo, todos los Avatares o Salvadores mundiales, expresan dos incentivos básicos: la necesidad de Dios de hacer contacto con la humanidad y relacionarse con los hombres, y la necesidad que tiene la humanidad de entrar en contacto con la divinidad y ser ayudada y comprendida por ella. Por estar sujetos a estos incentivos, todos los verdaderos Avatares son por lo tanto intermediarios divinos. Pueden actuar de esta manera porque se han emancipado completamente de toda limitación y sentimiento de egoísmo y separatividad, y ya no son de acuerdo a las comunes normas humanas el centro dramático de sus propias vidas, como lo somos la mayoría de nosotros.

Cuando han alcanzado esa etapa de descentralización espiritual pueden convertirse en verdaderos acontecimientos en la vida de nuestro planeta, porque todos los ojos dirigen sus miradas hacia Ellos, y todos los hombres pueden ser afectados por Ellos.

Por lo tanto, un Avatar o un Cristo, aparece por dos razones: la incógnita e inescrutable Causa que lo impele a hacerLo y la demanda o la invocación de la humanidad misma.

Un Avatar que llega es, en consecuencia, un acontecimiento espiritual que trae grandes cambios y restauraciones, para inaugurar una nueva civilización o restablecer “antiguos jalones” y llevar al hombre más cerca de lo divino. Han sido descriptos como “hombres extraordinarios que aparecen de vez en cuando para cambiar la faz del mundo e inaugurar una nueva era en el destino de la humanidad”. Llegan en momentos de crisis; frecuentemente crean crisis, a fin de poner término a lo antiguo e indeseable, reemplazándolo por las formas nuevas y más apropiadas para la evolucionante vida de Dios, inmanente en la naturaleza. Llegan cuando el mal predomina. Aunque sólo sea por esta razón podemos en la actualidad esperar un Avatar. El escenario adecuado para la reaparición de Cristo está ya preparado.

Los comentarios están cerrados.