Omraam Mikhael Aivanhov/Cada vez que el hombre obedece a un deseo vil, se ata a sí mismo y se convierte en esclavo

Estándar

20 DE DICIEMBRE DE 2021
Por Omraam Mikhael Aivanhov En 2021


Cada vez que el hombre obedece a un deseo vil, se ata a sí mismo y se convierte en esclavo; y por eso ves tantos esclavos en la tierra.

Incluso cuando los hombres parecen libres, en realidad están obedeciendo fielmente a un amo: su naturaleza inferior, que los explota sin piedad.

Para justificarse, dicen: «Fue más fuerte que yo», sin pensar que en el mismo momento en que pronuncian esta frase, ya son esclavos; hay alguien más en ellos que los tiene en sus manos y los sostiene bien.

Una persona libre nunca dice: «Fue más fuerte que yo», porque esa es la expresión de la rendición, la tarjeta de visita en la que está escrito:

«Soy débil, soy una absoluta nada».

«¿Cómo, una nada?

Pero mi tarjeta dice: presidente de esto, director de aquello, inspector…»

¿Y qué? Eso es posible, pero una persona con información privilegiada lee algo completamente diferente.

  • Para más información sobre este tema, véase, por ejemplo, el volumen 11, «La clave para resolver los problemas de la vida», y el volumen 213, «La naturaleza humana y divina en nosotros».

Deseos Inicia la naturaleza inferior